domingo, 28 de agosto de 2011

Uno muy divertido.

De la tierra a la luna - Julio Verne.


"Los yanquis no tienen rivales en el mundo como mecánicos, y nacen ingenieros como los italianos nacen músicos, y los alemanes, metafísicos. Era, además, natural, que aplicasen a la ciencia de la balística su natural ingenuo y su característica audacia [...] Y cuando a un americano se le mete una idea en la cabeza, nunca falta otro americano que le ayude a realizarla. Con sólo que sean tres, eligen un presidente y dos secretarios. Si llegan a cuatro nombran un archivero, y la sociedad funciona. Siendo cinco se convocan en asamblea general, y la Sociedad queda definitivamente constituida. Así sucedió en Baltimore. El primero que inventó un nuevo cañón se asoció con el primero que lo fundió y el primero que lo taladró. Tal fue el núcleo del Gun Club."

Y así, en ese primer capítulo, me enamoré de Julio Verne. Y explíqueme usted ¿cómo no amar y divertirse con uno de los fundadores de la ciencia ficción literaria? Verne ha sido desde siempre uno de mis autores favoritos, para esta tarea en particular sólo pude pensar en este libro por ese espíritu aventurero y la can-do-attitude que impregna el relato; la narración es impecable al punto de dejar al lector absolutamente enganchado: dígame, querido lector, ¿conoce usted a alguien que sólo haya leído un libro de Julio Verne? No, los leemos todos, somos los groupies de las novelas de ficción. Y si no me cree, pregúntele a @Apoloduvalis

Me reí como una enana -como quiera que se rian los enanos- con este libro las primeras 287 veces -está bien, exagero, han de ser 8 o 9 veces- que lo leí. Y me sigue divirtiendo y maravillando gran autor que en cada obra nos inspira y nos incita a imaginar. No se que sería del mundo -de mi mundo- sin Julio Verne.

2 comentarios:

ApoloDuvalis dijo...

Fantástico libro. Éste y "Alrededor de la Luna" son ciertamente entretenidos vistazos a la mecánica, la atronomía, la física y la ingeniería, pero también a la política y a todas esas misteriosas fuerzas que logran galvanizar el esfuerzo colectivo alrededor de un proyecto que hace vibrar el alma: ¡llegar a la Luna!

Haceme un 14 dijo...

Y yo me reí mucho leyendo tu post. Qué bueno es Julio Verne, a mis hermanos los puse a leer libros de él cuando apenas pudieron hacerlo.